El VIH se podrá detectar una semana después de la infección

08/03/2017

 

Imagen Noticia

  •   Gracias al biosensor desarrollado por el CSIC y licenciado a la empresa Mecwins
  •   Los resultados clínicos se obtendrán en tiempo record, mejorando la eficacia de los antiretrovirales y la prevención de la propagación de la enfermedad
  •  La tecnología está siendo aplicada además para la detección precoz de algunos tipos decáncer

Madrid,8 de marzo de 2017. La tecnología, desarrollada y patentada originalmente por un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) está licenciada a la empresa española Mecwins, una spin-off del CSIC creada en 2008 por Javier Tamayo y Montserrat Calleja. Esta spin-off desarrollará esta tecnología liderando su desarrollo regulatorio, clínico y comercial. Mecwins posee, además, tres patentes fruto del trabajo de este equipo del CSIC.

El biosensor puede llegar a detectar el VIH tipo 1 durante la primera semana después de la infección hasta en concentraciones 100.000 veces inferiores que los sistemas actuales, siendo el tiempo total del ensayo cuatro horas y 45 minutos. Esto permitirá obtener los resultados clínicos en el mismo día. La investigación se publicó en la revista PLOS ONE.

La tecnología está siendo también aplicada para la detección precoz de algunos tipos de cáncer y cuenta con financiación de la Asociación Española contra el Cáncer.

“El chip en sí mismo, la parte física, es el mismo para las pruebas de VIH que para la de los biomarcadores de cáncer. Lo que cambia es la parte química, la solución que colocamos para que reaccione según lo que estamos buscando. Por eso, nuestro trabajo fundamental se centra en desarrollar aplicaciones para esta nueva tecnología”, señala el investigador del CSIC Javier Tamayo, que trabaja en el Instituto de Microelectrónica de Madrid y es socio fundador de Mecwins. “El biosensor usa estructuras que se fabrican con tecnologías bien establecidas en microelectrónica, lo cual permite su producción a gran escala y a bajo coste. Esto unido a su simplicidad lo podrían convertir en un buen candidato para ser usado en países en vías de desarrollo”, detalla Tamayo.

Oscar Ahumada, director general de Mecwins, afirma que “Una mejora en la sensibilidad de las técnicas actuales siempre es bien acogida por la comunidad científica. Pero si además, esta sensibilidad se utiliza para darle una aplicación clínica, las oportunidades se multiplican exponencialmente. Con la tecnología de Mecwins, cualquier banco de sangre del mundo podría mejorar las técnicas actuales de cribado serológico sin necesidad de recurrir a costosos test de ácidos nucleicos, reduciendo el riesgo de infecciones graves como consecuencia de una transfusión de sangre y consiguiendo una alerta temprana para donantes enfermos, facilitando su tratamiento y minimizando el manejo de donaciones no utilizables”

Sobre Mecwins, S.A.

Mecwins se creó en 2008 como spin off del Instituto de Microelectrónica de Madrid (CSIC). Los avances científicos del grupo así como su experiencia en desarrollo de instrumentación avanzada promovieron la creación de Mecwins para la explotación de este conocimiento. La empresa  tiene como objetivo proporcionar herramientas de análisis altamente innovadoras para el diagnóstico y pronóstico de enfermedades y para aplicaciones en farmacogenómica y es pionera en el desarrollo y comercialización de biosensores nanomecánicos.

La aplicación estrella es el uso de dicha tecnología para la detección de biomoléculas como secuencias de ADN ó proteínas para el diagnóstico médico en medicina personalizada. Ha diseñado una plataforma de biosensado para uso científico que se encuentra actualmente en fase de comercialización.

Los accionistas de Mecwins son, además de los promotores: Masela Inversiones, Progenika Biopharma y el Fondo CRB Bio II con una inversión de 4 millones de Euros.

Más información:

RSS de esta página